1/3/11

LA GENERACION DEL SINDROME DE ESTOCOLMO:


Mientras degusto un café con leche por la mañana, escucho en las noticias la detención de un supuesto comando de ETA, hasta aquí todo normal, ellos siguen a lo suyo (matar si pueden) y nosotros esperamos con esperanza a que los encarcelen a todos.
El caso es que empiezan a narrar los hechos acaecidos mientras se efectuó la operación policial y de paso citan a los “supuestos terroristas”, aunque esto ultimo dejen que les diga que sobra, por que nadie duerme con explosivos en la mesita de noche.
 Mientras oigo la narración de los hechos, no puedo soltar un “manda cojones” que hasta mi mujer me pregunta por la forma en que me expreso viendo la televisión, no puedo por menos que mientras esbozo una sonrisa, decirla que uno de los terroristas (supuesto) se llama Daniel Pastor Alonso (37 años).
¿Alguien me puede explicar como se puede implicar este fulano en la lucha por la independencia vasca? ¿Dónde coño reside en el ese supuesto amor por la patria vasca? Acaso los Pastor y Alonso, hayan sido apellidos vascos que ya nadie recuerda, y Beatriz Etxebarria Caballero (33 años) o Lorena López Díez (31 años) todos apellidos de muy antigua extirpe vasca y todos implicados en la operación policial.
Ya sabíamos que Sabino Arana se invento el independentismo vasco y que todos los movimientos se nutren de gente con la cabeza poco amueblada, pero es increíble como la banda criminal ETA, no puede sobrevivir sin estos vascos de primera generación o mejor dicho, hijos de inmigrantes como ellos gustan en llamar a los que no portan en su haber el famoso “RH sanguíneo”
No hace muchos años, estando en el pueblo donde veraneaba, coincidí con un chaval que vivía en el País Vasco por que su padre se había trasladado por motivos de trabajo allí, y cual fue mi sorpresa al hablar casualmente de ETA, me dejo boquiabierto que los defendiera con arrogancia y poco menos que los elevara a los altares, no hace falta decir que con esta conversación termino la poca amistad que nos teníamos y nunca mas cruce una palabra con este “simpatizante” de asesinos.
El chaval en cuestión había nacido en un pueblo de Palencia y ya se sentía más vasco que los propios batasunos, y claro tenia que ganarse la nacionalidad... aun a costa de defender lo indefendible.
 Pedrulo Maturulo.